Agustin Bachini

Marina Alonso

Soy de Gualeguaychú, Entre Rios. De chiquito mi papá me mandó a hacer karate, y en esa actividad conocí a Lucio (quien iba a ser mi futuro instructor del Método DeRose). Empecé sin muchas expectativas, sólo porque me gustaba. Con esfuerzo, dedicándome exclusivamente al karate, conseguí entrar a la selección argentina y representé al país durante toda la adolescencia. Hasta que me vine a Buenos Aires buscando estudiar nutrición. A la vez empecé a practicar Método Rose con Lucio. Tenía dudas de qué seguír, ya que no me terminaba de identificar con la carrera de nutrición. Y mientras más conocía el Método, más me gustaba.
Así que empecé con la escala evolutiva: primero, pasar de grado, y al año siguiente, comenzar la formación profesional. Armé mi primera coreografía y conocí un mundo nuevo, donde todo es desafío. Encontré una manera de conocerme y desarrollarme a través de la práctica disciplinada, incorporando todo lo que aprendía y plasmándolo en la coreografía. Siempre quise ser parte de la Compañía, y haberme sumado este año fue una meta alcanzada luego de mucha mentalización y entrenamiento. Me motivan todas las cosas que me propongan un desafío, y trato de buscar eso en todas las cosas que hago. Ser instructor y demostrador de coreografías es lo que más me gusta hacer, porque me permite transmitir a aquellos que están en la búsqueda de construir su mejor versión, las herramientas necesarias para alcanzarlo, a través de Nuestra Cultura.